Si Eduardo Arcos, de Alt1040, nos informaba de que los fuegos artificiales del acto de inauguración de los Juegos Olímpicos no eran reales, sino una imagen insertada creada por ordenador, hoy, en la revista alemana Spiegel también cuentan que la niña que “cantaba” en la ceremonia, no era la que ponía la voz.

Cantante y fachada de los JJOO de Pekín 2008

Por lo visto, la verdadera cantante (izquierda) no era tan agradable para la vista como la que al final apareció en el acto (derecha), realizando un playback.

“Era una cuestión de interés nacional. La niña tenía que tener gracia delante de las cámaras, ser expresiva”, dijo Chen Qigang, el coordinador musical de la ceremonia. “Ella [Lin Miaoke, la niña de la ceremonia] era perfecta para las fotos. Y por la voz, Yang Peiyi también lo era”.

Desde luego, tanto buscar la perfección hace que al final ésta se desmerezca. Prefiero las cosas como son, con sus pequeños defectos, antes que me quieran convencer de que son de otra forma.