A pesar de que deben ajustarse a las leyes vigentes, son los fabricantes o los envasadores los que se encargan de fijar las fechas de caducidad o de consumo preferente.

Fecha de caducidad

Siempre he sentido curiosidad -por llamarlo de alguna forma- por estas fechas límite, sobre todo cuando abarcan periodos tan amplios como “2010″. ¿Es lo mismo si lo como en Enero del 2010, a Diciembre de 2010? En realidad tiene su explicación, a saber:

  1. Los que no pueden conservarse más de 3 meses:
    Deben mostrar «consúmase preferentemente antes de» o «fecha de caducidad» seguido del día y el mes.
  2. Los que pueden conservarse entre 3 y 18 meses:
    Deben mostrar «consúmase preferentemente antes de» o «fecha de caducidad» seguido del mes y del año.
  3. Los que pueden conservarse más de 18 meses:
    Deben mostrar «consúmase preferentemente antes del final de» o «fecha de caducidad» seguido del año.

Las razones por las que un producto se deteriora son varias, como la temperatura, la exposición a la luz solar, la transmisión física de sustancias como aromas u olores, o cambios químicos o bioquímicos en los alimentos. En la siguiente tabla (tomada prestada de un excelente artículo de Consumer) se muestran algunas fechas de caducidad orientativas:

Fecha de caducidad

Desde luego, información muy valiosa para un estudiante.