Otro día más

Pequeños suministros de curiosidad e información variada

Archivo de la categoría ‘Reflexiones


Mala suerte

1

Cuando desde hace más o menos un mes….

    Lucky Luke 

  1. Encuentras tu bici “buena” con la rueda delantera como uno de los “relojes blandos” de Dalí…
  2. …y tu bici “no-tan-buena” te la roban.
  3. Tu coche se estropea y repararlo cuesta más de lo que ganas al mes…
  4. …en un trabajo en el que probablemente no podrás seguir porque han decidido no renovar ningún contrato hasta que analicen los resultados del primer trimestre de 2009.
  5. Cambian las condiciones de una beca que ibas a solicitar, de forma que sean lo más desfavorables posible para tu situación actual.
  6. Te llega un aviso de una compañía de queriendo que te acuerdes -o más bien inventándose- una deuda que tienes pendiente desde hace 8 años.
…uno se comienza a plantear si es que de un tiempo a esta parte ha dejado de buscar su suerte.
Así que, suerte, allá voy.
  • Archivado en: Reflexiones
  • Propósitos para el 2009

    0

    2009

    Actualizar esta página más frecuentemente

    Ah sí! Y acabar la carrera…

  • Archivado en: Metablogueando, Reflexiones
  • La vida sin Internet

    1

    Es curioso cómo la gente, al menos la de un perfil no-tecnológico, se extraña cuando alguien –como yo mismo- dice “No puedo vivir sin ”.

    Durante dos semanas he estado sin conexión (“Interneeeeeeeeeé!”, como diría Enjuto Mojamuto) y lo he pasado realmente mal. Aparte de las obviedades (correo electrónico, mensajería, noticias, actualizar blogs…) se echan de menos multitud de cosas no tan obvias como hacer uso de la banca online, consultar horarios de medios de transporte, mapas, buscar piso –algo muy importante para mí en estos momentos… Seguro que se os ocurre alguna otra. Sin duda, se puede –se podría- vivir sin ellas, pero la vida resulta más fácil con nuestra amiga la red de redes a nuestro lado.

    Sin Internet

    Empezaba diciendo que me parecía curioso que la gente se extrañase. Sin embargo, muchos no conciben la vida sin el teléfono móvil. Algunos se atreven con un “ay! Qué bien… así poder desconectar…” Eso sí que no lo entiendo. Si tu libertad depende de tener un teléfono apagado o encendido, te diré, querido lector, que en todos los dispositivos hay un botón que al apretarlo –o mantenerlo apretado- que se puede utilizar a tal efecto. De cualquier forma, parece un comentario poco realista, y a muy poca gente le he visto hacerlo.

    Más normal empieza a ser lo de vivir sin tele, pero viendo la calidad de las emisiones tampoco sorprende demasiado. Sobre todo, teniendo en cuenta que lo que merece la pena puede ser descargado (¿te imaginas todos los programas de Ana Rosa listos para bajar? Qué horror) y verlo cuando desees.

    En definitiva, reflexionando un poco –y créeme que he tenido tiempo en estas dos semanas- no me siento un bicho raro por decir que no puedo vivir sin . Aunque no sea en sentido literal.

    Y ahora, la visión de South Park de lo que pasaría si nos quedásemos sin :

  • Archivado en: Internet, Reflexiones, Vídeos
  • Ahora lo entiendo

    Este soy yo en una de esas conversaciones que tengo conmigo mismo muy amenudo -y que cuando las tenemos en voz alta, nos llaman locos:

    Móvil es dinero

    Lucas: Oye, ¿tú has usado mi teléfono sin decirmelo?
    Migo mismo: No.
    Lucas: ¿No me mientes?
    Migo mismo: No.
    Lucas: No entiendo cómo nos gastamos tanto dinero en teléfono.
    Migo mismo: Yo tampoco.

    Ya sé que no soy muy elocuente, ni siquiera conmigmo mismo. Pero luego he leído lo siguiente, y ya he entendido un poco más:

    “Detectan un virus para móviles que cambia la tarificación de los SMS”

    Afecta a los que tienen Java. ¿No sabes si tu móvil tiene Java? ¿Tienes jueguecitos chulos? ¿De esos de “envía un al 5555″? Entonces es muy probable que lo tenga -Java, no el virús. Y su funcionamiento es bastante simple: en vez de cobrarte 0,15€ por mensaje, te cobran 6 ó 7€, por todos los mensajes -los que le envías a tu vecino, también.

    Pero en realidad, todo esto era para deciros que a partir del 16 de marzo tengo Vodafone. Y móvil nuevo. Con Java.

  • Archivado en: Reflexiones, Vida diaria
  • Abducciones

    AbducidosHan abducido mi bici -esta vez de verdad-. Estaba “aparcada” delante de mi edificio, junto con otras veinte bicis. La podía tocar desde mi ventana. Y de pronto, una mañana, ya no estaba. ¿Y ahora qué? Pues a buscarla, con la bici de otro. Pero lo que es peor, es que se está confirmando la teoría de que no son robos casuales, sino una conspiración contra los españoles y sus bicis. Creo que los alemanes no podrían soportar que se forjara un nuevo Indurain, y al fin y al cabo, Jan Ulrich nunca tuvo el éxito esperado. Y como americanos -por lo de Armstrong- no hay muchos por aquí..

    Pero no quería hablar yo de mi bici, sino de Betty Hill: la primera persona que fue -o eso dice- abducida. Y es que esta mujer, que tuvo contacto con los extraterrestres hace 43 años, un mes y dos días -para los lentos, el 19 de setiembre de 1961- murió hace 4 días.. a la edad de 85 años.

    Sin pretender hacer chistes sobre la muerte de una persona, tengo que decir que ésto me ha dado qué pensar. Por ejemplo, parece ser que sólo tienes que haber sido abducido para convertirte inmediatamente en un experto en seres de otros planetas/galaxias: te hacen experimentos durante dos horas, y vuelves sabiendo todo sobre ellos, sus intenciones, la frecuencia con la que nos visitan, miles de avances tecnológicos y sociales de que ellos ya disponen..

    Claro que también están los que se sientan a tomar café con los extraterrestres, y no les basta con haber sido abducidos una vez. Repiten, sea por gusto o por mala suerte. Somos muchos en la Tierra; curioso que le toque dos veces al mismo. Y no quiero pensar la imagen que tendrán los extraterrestres -que viene a ser una definición muy general- de los terricolas. Sólo hay que ver a la gente que -dicen- han sido abducidos: el que no tiene lechugas en la cabeza, tiene doble personalidad y una de ellas es la extraterrestre.
    ¿Por qué no abducen a famosos? Es decir, a famosos que ya lo fueran antes de ser abducidos. Si viniese Jennifer Aniston -por citar a alguna de las famosas que se me acercan con frecuencia- y me dijese que la han abducido, la cosa ya parece más seria -sobre todo por la ausencia de lechuga en su cabeza-. O podrían abducir a gente importante, intelectuales, líderes mundiales -qué raro se me hace ver esas tres últimas palabras juntas-. “Bush no ha podido asistir a su debate con Kerry por haber sido abducido”, siempre suena más creíble, y menos patético, que atragantarse con una galleta salada y sufrir un síncope.

    Lo que sí es cierto, es que los extraterrestres son muy amables, y siempre te devuelven. No se quedan contigo, o te matan. Te usan un poco, como juguete o como conejillo de indias, y te dejan donde estabas.

    Yo sigo esperando -sentado- a que se cansen de jugar con mi bici.

  • Archivado en: Reflexiones, Vida diaria
  • Pintar, pintar, pintar sin parar…

    A pintar!Cuando vas a vender una casa, lo más conveniente es pintarla antes. Los muebles ,aunque parezca que no, dejan marcas en la pared -en realidad, lo que ocultan los muebles es la ausencia de mancha en la pared-. O incluso si has vivido de alquiler bastante tiempo, puede que te veas obligado a hacerlo.

    Sin embargo, aquí en , es común que los estudiantes pinten sus habitaciones -o el piso entero- al abandonarlas. Incluso los que lo han hecho por un corto espacio de tiempo. No sé si es una obligación, pero lo hacen.

    El otro día Ayer fuimos a ayudar a Tina -mi ex-tandem, pronunciado con ironía- a pintar su piso. Habitación, cocina y pasillo. Y pintar no es nada fácil, o por lo menos más difícil de lo que parece.

    El suelo tenía moqueta, así que había que cubrirlo por completo de plástico o, en su defecto, revistas y apuntes de asignaturas especialmente difíciles -está comprobado que absorben mejor la pintura-. Por suerte, cuando Rueda y yo llegamos, este paso ya estaba completado. Y además, Carlos y Tina ya habían pintado una de las paredes de la habitación. Manos a la obra.

    Hay muchos factores a tener en cuenta, a saber: cantidad de pintura en el rodillo, tiempo que hay que estar escurriéndolo, metros cuadrados que puedes pintar de una vez, número de veces que tienes que pasar por el mismo sitio para que quede -bien- pintado. Y lo más importante, que es algo que aprendí ayer: no hay dos manos de pintura iguales. Mojas el rodillo, lo escurres, te pones a pintar, notas que el rodillo ya no pinta, lo vuelves a mojar, lo vuelves a escurrir, vuelves a pintar, y observas como se ve perfectamente en la pared la línea que delimita las dos tandas de pintura.

    Los problemas aumentan proporcionalmente -e incluso exponencialmente- con el número de pintores pseudo-pintores que participen. Porque cada uno utiliza una cantidad de pintura en el rodillo, cada uno lo escurre como le viene en gana, y cada uno hace el número de pasadas que le apetece. Así, cuando dos pintores, que han empezado por extremos opuestos de una pared, se juntan en el centro, el resultado es uno de esos estereogramas, que al mirarlos mucho tiempo -y poniéndose un poco vizcos- se descubre otra imagen, en tres dimensiones.

    También hay que distinguir entre el pintor de rodillo, y el pintor de brocha. Cuando, a falta de media hora para terminar, conseguí hacerme con una pequeña brocha para pintar las juntas, y las zonas cercans a los enchufes, etc. me dí cuenta de que es un trabajo mucho más desahogado. Hasta me sentí -un poco- artista.

    Pero acabamos, y disfrutamos de un helado artesanal -cortesía de Tina- tomando el sol, y con la satisfacción del trabajo bien hecho. Aunque esto lo tendrían que decir los nuevos inquilinos…

  • Archivado en: Reflexiones, Vida diaria
  • Porque cuando ya no lo sea..

    1.. Hacer el amor en una cama individual es absurdo.
    2.. Tienes mas comida que cerveza en el frigorífico.
    3.. Las 7 de la mañana es la hora a la que te levantas y no la hora a la que te acuestas.
    4.. Escuchas tu canción favorita en el coche al trabajo, no en la discoteca.
    5.. Llevas siempre un paraguas encima.
    6.. Sintonizas “Radio 5, todo noticias”.
    7.. Tus amigos se casan y se divorcian en lugar de hacerse novios y cortar.
    8.. Tus vacaciones se reducen de 130 días a sólo 15.
    9.. Los vaqueros y camisetas ya no tienen ese glamour de andar formal.
    10.. Llamas a la policía porque esos malditos muchachos del piso de al lado tienen la música muy alta.
    11.. Tus familiares mayores ahora hacen bromas acerca del sexo delante de ti.
    12.. No sabes a qué hora cierra cada bar de tapas o de copas.
    13.. Estás seguro de que la mejor comida para tu perro es “Pedigree Pal” en vez de las sobras de la fiesta de noche.
    14.. Dormir en el sofá en casa de un amigo al que visitas el fin de semana es inaceptable.
    15.. Ya no te echas tus acostumbradas siestas desde mediodía hasta las 6 de la tarde.
    16.. Cenar e ir al cine o tomar una copa ya no es tu concepto de tener una cita.
    17.. El “Jueves” ya no es tu principal fuente de información.
    18.. Vas a la farmacia a por Aspirinas y Antiácidos en lugar de condones o pruebas de embarazo.
    19.. Una litrona de cuarenta duros ya no es lo mejor que puedes beber.
    20.. No te tomas un pincho en casa antes de ir a cenar a un restaurante para ahorrar dinero.
    21.. Tus listas de la compra ya no incluyen bolsas gigantes de Cheetos, pizza congelada y Cola del LIDL para el kalimotxo.
    22.. “Ya no puedo beber como lo hacía antes” reemplaza al famoso “No vuelvo a beber otra vez”.
    23.. El 90% del tiempo que pasas en frente del ordenador es por trabajo real en vez de navegar por “latinas.com”.
    24.. Compras regalos para los cumpleaños de tus amigos.
    25.. Pierdes el 70% del contacto con tus amigos, y solo tienes noticias suyas por correo electrónico. (esto ya está empezando a pasar)
    26.. Siempre llegas a las fiestas tarde y te vas temprano.
    27.. Vas a las grandes librerías y hojeas libros en lugar de las tarjetas de felicitación y revistas de coches o modas.
    28.. Usas zapatos de vestir en lugar de tus deportivas favoritas.
    29.. Ya no usas pantalón corto los fines de semana.
    30.. Tienes ojeras y ahora te molesta (más) que cojan tus cosas sin tu consentimiento.
    31.. La gente que empieza ahora la Universidad nació en 1985!!!

    Gracias a Salort por enviarme el mail. Yo sólo he hecho un par de comentarios.

  • Archivado en: Humor, Reflexiones