Lo que viene a continuación, lo escribí el 20 de abril de 2005, pero lo paso ahora a formato electrónico, para tu uso y disfrute.

Úsalo y disfrútalo.

Flight SimulatorAprovechando que estoy en un avión -y justo encima de Génova-, y observando la cantidad de cosas curiosas que suceden en estas alturas, he decidido utilizar el método tradicional de escritura -que para algo llevamos más de 5000 años usándolo- para dejar constancia de todo lo que en esta nevera de 300 metros cúbicos acontece.

Para empezar -y por si todo lo que he escrito en el párrafo anterior no ha servido de comienzo- se puede distinguir perfectamente quién es fumador y quién no. Los nofumadores duermen. Los fumadores no pueden. Quizá -o quizá no- en cualquier otro momento aguantarían 2.. 3 horas sin -demasiados- problemas. Pero aquí no. Aquí, fumar está prohibido y eso, a todo buen fumador, le quita el sueño.

También observo que en los aviones -no sé si por el hecho de ser aviones, de ser herméticos, o de volar tan alto- los padres son más padres que nunca. Lo que haga falta con tal de que el niño no llore y moleste a los demás pasajeros. Si es necesario comprar un avión de juguete, por cutre que sea -y a más cutre, más caro- pues se compra.

Existe, también, una gran diferencia entre los pasajeros previsores y los que, por vagancia o por despiste, no se han hecho con una botella de su líquido favorito, y un sandwich o similar. Una diferencia -para ser más exactos- de unos 6 euros por persona. De aquí sale la expresión “los precios están por las nubes”. Una latita -más parecida a un tubo de ensayo- de coca-cola de 150ml cuesta más de 2 euros.

Pero en las alturas no todo es más caro. Se puede comprar tabaco a un precio razonable. Eso sí, nada de fumar. Es sólo para poner más nerviosos a los fumadores.

Y hasta aquí me han dejado escribir. Me piden, amablemente y en alemán -¿y qué pasaría si no supiese?- que cierre la bandeja. Me dan el siguiente prospecto, y me dice que lo lea detenidamente. Por lo visto, lo vamos a necesitar…

Haz click para ver en grande