fríoLos termómetros por estos lares ya han pasado -hacia abajo- de los 0º. Fuentes cercanas, por tanto más fiables que www.wetter.de o Euronews, me informan de que en Stutgart y Saarbrücken (al sur de ) ya ha nevado. Aquí -Emden- imagino que por la proximidad a lo que los alemanes llaman mar -que más bien parece sopa de espinacas- todavía no hemos podido disfrutar de la nieve.

Y es que los primeros días, la nieve es entretenida. Luego, como sucede en el mail que todos -imagino- hemos recibido del “Estudiante Erasmus en Helsinki“, con la nieve y los renos…, se hace cansino. Ya no te hace gracia que la rueda de la bici resbale, o tener que estar siempre alerta de que el gracioso de turno te estampe una bola en la cara, y que la bola fragmentada se meta entre tu piel y tu chaqueta. Además, cuando digo “nevar” no me refiero a copos de nieve que caen apaciblemente sobre tu cabeza. No. Eso si acaso cuando se acerque más la , que aquí en es como en las películas. Cuando digo “nevar”, se parece más a las ventiscas de Viven. Es lo que tiene vivir en la capital mundial de los aerogeneradores -que no son causa, sino efecto-.

Aunque siempre será mejor, en mi opinión, la nieve que la lluvia. Así que voy a disfrutar de ella, y más en estas fechas que se acercan. Las últimas navidades con nieve en ¿mucho tiempo?.

Carpe diem.